Alzheimer


Olvidas, galeno,
Que nada valen tus cuidados.

Tienen los fármacos
Que reconocer su fracaso,
La esterilidad de todas las revoluciones y equipos de investigación.
Nada podéis hacer por el alma
Deshecha y abandonada,
No con vuestros cuidados.

Tanto más os parecéis al desguazador
Con vuestros ingenuos cálculos,
Vuestras brutales manipulaciones,
Lavadoras usadas, amasijos de tierras extrañas,
Herrumbre,
Levas magnéticas, cadenas, incrustaciones,
Microchips, nanotubos…

Nada sabéis de la costumbre,
El bicho se os resiste.
Preguntadle al publicista.
Consultad al campaign-designer.
Al marketing-assistant-
-deputy.

Despreciáis al espíritu.
Descuidáis la noche de lo real.
Os lleva María Teresa Campos
Doscientos años de ventaja.


Acerca de James Doppelgänger

Generado a partir de un único bit y progresivamente complicado en sucesivas transformaciones (un diluvio y dos glaciaciones, una descarga masiva de ficheros, un encuentro con la Blanca Paloma, algunos trabajos de oficina e innumerables tardes de Champions), James Doppelgänger tiene cinco perfiles LinkedIn, cuatro perfiles Facebook, diez grupos WhatsApp y ha seguido la polémica del secretario papal por Twitter. Sabe cantar gol y es flexible, dinámico, entrepeneur, interdisciplinar y proactivo. Ama el trabajo colaborativo y programa en 115 lenguajes privados, muy a pesar del señor Wittgenstein. Cree en la individuación por tartazos de merengue y en los muslos de pavo siempre infinitos, siempre danzantes, a nuestra disposición. Jamás mata a las cucarachas, pues ellas son el germen de la más perfecta civilización, nuestras sucesoras.

¡Habla, Pueblo, habla!