Inglaterra – Ucrania: el postpartido (AKA El retorno de Sandor Pühl)


Tras lastimar, violar en repetidas ocasiones, y finalmente aniquilar el cuerpo de Laura Palmer en Estados Unidos’94, el árbitro húngaro Sandor Pühl se refugió en Twin Peaks, en las montañas nevadas de la frontera canadiense, donde su alma ha vagado irredenta desde entonces. Murmuraban los aldeanos su leyenda, y los abetos susurraban su secreto al viento del norte. Llegó el rumor de la tragedia, ¡oh Laura, mi dulce niña!, al Mundial de Corea, y aun entonces no quisimos creer en su maldición.

Queríamos creer que el canalla Sandor Pühl había sido sólo una pesadilla, un horror ya cicatrizado -de mala manera, aunque fuera- con la sanción de diecisiete partidos a Mauro Tassotti. Que dieciocho años después, Pühl seguía sofocando el inenarrable dolor de su alma en los silenciosos bosques de Norteamérica.

¡Dichosa ingenuidad, que nos preservas de la cruel sospecha! ¡Tórnate malicia y doblez, húrtanos la nobleza! Pues Sandor Bob jamás se redimió. De hecho nunca lo hará, y ahora vuelve a por nosotros. Él es fuego incontenible, caballo desbocado, cazador incansable en busca de su inocente presa. Y he aquí a la honesta y simpática Ucrania, que encaraba el choque decisivo contra Inglaterra confiándose a la justicia arbitral; héla aquí, la feliz anfitriona, quien es la primera en recibir la salvaje acometida de Sandor Bob, ahora posesionado de su compatriota Victor Kassai.

Justo cuando menos lo esperábamos, Victor Kassai es poseído por el asesino de Laura Palmer, quien, desde el otro mundo, le ordena invalidar un gol legal de Ucrania y no pitar un clarísimo penalti por mano de Gatekeeper Terry. Así, condena el maníaco húngaro a los ucranianos, y clasifica a Inglaterra como primera de grupo. Pero más graves aún son los efectos colaterales de este crimen pues, indirectamente, Victor Kassai ha determinado que el Terciopelo Rojo se enfrente en cuartos a su propio doble, Clark Kent.

En la imagen, el abominable Victor Kassai embiste y prende fuego al infeliz Camarada Blokhin, seleccionador de Ucrania, mientras el Comité de Designación de Árbitros de la UEFA asiste impertérrito a tamaña felonía, esperando sin duda la caída del Terciopelo en cuartos para designar de nuevo a Kassai como juez de la mismísima final de Eurodern.

El Camarada Blokhin es castigado con un Gol fantasma legal + Penalti no pitado de Terry a manos del espeluznante Victor Kassai. El Comité de Designación de Árbitros de la UEFA presencia impertérrito esta sádica escena.

El Camarada Blokhin es castigado con un Gol fantasma legal + Penalti no pitado de Terry a manos del espeluznante Victor Kassai. El Comité de Designación de Árbitros de la UEFA presencia impertérrito esta sádica escena.

El juguetón Bob ya quiso jactarse del asesinato de Laura Palmer estrenándose en la Eurocopa precisamente con un Terciopelo Rojo – Italia. Sin embargo, pasó desapercibido. El Etna tampoco erupciona cada día: y es por velada, e imprevisible, que su amenaza es aún mayor.

¡Habla, Pueblo, habla!