¿Qué es el futuro?


¿Una necesaria corrección al penoso sistema de autonomías?

¿Un conjunto de banderas de colores no lavables?

¿La vida eterna junto a nuestros ídolos de siempre?

¿Un Santiago Bernabeu con capacidad para medio millón de cyborgs?

¿Un Carrusel donde escuchar la verdad de boca de nuestra aristocracia?

¿Una rave eterna donde poder gastar nuestro subsidio por fealdad?

¿Un terminal de realidad virtual que nos permita sufrir acoso sexual sin estar presentes?

¿Las nuevas tecnologías aumentando nuestras santas tradiciones?

¿Una procesión que salga todas las Semanas Santas, haya lluvia radioactiva o no?

¿Clonación para el beneficio de la Patria?

Todo eso y más es el futuro.


Acerca de Biyu

Biyu fue decantado hace más de treinta años en la ciudad de Zaragoza y conoció al equipo de dirección de esta publicación durante un incidente que la policía judicial consideró “horrendo pero hilarante”. De vida espesa y disoluta, su ciclo vital actual tiene lugar entre España y Estados Unidos, lugares donde diversifica su estudio de la vulgaridad elevada a arte y donde planea dejar de lado los escasos ideales que le quedan y unirse a las hordas de periodistas al servicio del status quo.

¡Habla, Pueblo, habla!