Trolley problem: ¿EEUU o el resto del mundo?

Hace cuatro años Bernie Sanders me emocionaba, pero hace cuatro años yo no era consciente de la gravedad de la situación de EEUU y del mundo en materia del clima, escasez de petróleo y recursos. En general conocía estos problemas, pero no había medido su alcance y, en consecuencia, mi conciencia de los caminos posibles para manejar el futuro era muy limitada.

Ayer vi una entrevista a Bernie Sanders en la FOX y mi sensación fue de pesadumbre. Creo que Sanders y su movimiento hubiesen sido un enorme logro para evitar la reacción neoliberal yanqui de los 70 y corregir la crisis energética de entonces hacia la menor dependencia exterior, una globalización ordenada, una sociedad equitativa, un paso atrás de la agricultura industrial y una concentración de esfuerzos y recursos en el mantenimiento racional de infraestructuras. Hoy las infraestructuras de EEUU se caen a pedazos, la mitad de su pueblo es una manada de zombis psicópatas, necesita chupar la sangre a medio mundo siquiera para sobrevivir, la desigualdad es irreparable y la vía para corregirla sin conflicto civil implica necesariamente acelerar la catástrofe climática y medioambiental a un ritmo de pánico.

Sanders y su movimiento hubiesen sido un enorme logro para evitar la reacción neoliberal yanqui de los 70, pero a estas alturas el mundo no se puede permitir esperar a que EEUU corrija su rumbo.

Sinceramente, a estas alturas el mundo no se puede permitir ya esperar a que EEUU corrija su rumbo, porque esto es imposible. La única ventana de oportunidad es que China, y sobre todo EEUU, colapsen y que lo hagan cuanto antes, cueste lo que cueste, y sin que India tenga tiempo de seguir los pasos explosivos de China, que es justo lo que está haciendo.

El coste del colapso de EEUU y China puede ser de en torno a 1.000 millones de vidas en la próxima generación o dos generaciones, pero siempre será menor que el que se daría si este colapso se retrasa en 20 o 30 años, porque el crecimiento sostenido de estos países en ese tiempo significaría más de dos y quizás más de 3 grados de temperatura; y eso se llevaría por delante todo el trópico, y sólo en el trópico asiático hay más de 3.000 millones de personas. Si EEUU y China colapsan pronto, llevándose consigo a la Europa rica, entonces puede que Latinoamérica y África sigan en condiciones de facilitar una reconstrucción civilizatoria. En este contexto, incluso Europa podría reincorporarse con dificultad a esa reconstrucción, en un papel ya lejos del actual, y sin imperialismo sobre estos otros continentes. Si en cambio lo que se viene abajo no son las principales cadenas de suministro, las potencias económicas más ricas, etc. sino zonas climáticas y continentes enteros, entonces no tenemos escapatoria.

La esperanza de Sanders fue bonita mientras duró, que fue, lamentablemente, bastante menos tiempo que el sueño americano.


¡Reciba la bendición de Homo Velamine en su hogar y ayude a preservar el ultrarracionalismo! Estas son algunas de las cositas de nuestra tienda online:
Post-arte

Analizamos memes y mensajes que el Pueblo publica en internet desde la perspectiva de varios movimientos artísticos del siglo XX.

Pueblo, alza tu voz

Tratado básico sobre el ultrarracionalismo. La mejor opción para iniciarse en él.

Camiseta FEA

Forme parte del movimiento Feministas con Esperanza Aguirre. ¡Aprobada por la propia Esperanza!

¡Habla, Pueblo, habla!