¡Habla, Pueblo, habla!

El Tribunal Supremo nos ha condenado a 18 meses de cárcel y 15.000€ por una sátira.