Así descubrí que «Franco es kitsch»

Fue un flechazo. No recuerdo muy bien cómo empezaron a llegar a mí, pero me cautivaron desde el primer momento. Eran composiciones sin ningún tipo de armonía estética ni lingüística, donde abundaban banderas de España, motivos bélicos, sagrados corazones y otros personajes del PP, además de diversos elementos aleatorios como caballos o galaxias, todo ello…...

Este contenido es solo para subscriptores y subscriptoresas.
Loguéese o subscríbase para acceder a él.

El Tribunal Supremo nos ha condenado a 18 meses de cárcel y 15.000€ por una sátira.  Apóyanos