¡Ayuda! Quieren cancelar a Homo Velamine

Han cancelado nuestra participación en una feria de publicaciones que se celebrará en unos días. El motivo: los organizadores han «recibido comentarios sobre nuestra inclusión».

Les hemos explicado la situación y les hemos recordado que esos comentaristas no representan a la ciudadanía ni a los derechos humanos, solo a sí mismos. ¿Por qué tienen el poder de decidir quién participa o no en un evento que no es suyo? ¿Por qué tenerles miedo?

A pesar de ello los organizadores insisten en dejarnos fuera para «priorizar un espacio amable y libre de conflictos», y eso que intentan «ser inclusivos con todos los colectivos». ¡Si somos tan majos! El conflicto es precisamente la cancelación. De modo que vamos a intentar que reciban al menos la misma cantidad de mensajes pidiendo nuestra restitución.

¡Contamos contigo! Solo tienes que copiar el modelo de email que encontrarás abajo (o crear tu propio texto) y enviarlo a estas direcciones: la de Recreo (la feria), del Instituto Valenciano de Arte Moderno (donde se celebra), y la nuestra (solo si quieres, para saber cuántos mensajes reciben). Estas:

info@recreoartbookfair.es, ivam@ivam.es, homovelamine@homovelamine.com

Si tienes alguna relación con el mundo de la cultura y el arte, daría fuerza al mensaje que lo indicaras en la firma.

¡Gracias, gracias, gracias! :)

Hola,

Les escribo porque he tenido noticia de la cancelación de Homo Velamine.

Conozco la condena que pesa sobre uno de los miembros del colectivo, pero me gustaría recordar que corresponde a los tribunales hacer justicia, y que el posible daño queda reparado con la ejecución de la sentencia.

Entiendo que la cancelación es fruto del ambiente que propician las redes sociales, en el cual cualquier persona puede incitar al castigo. Pero debemos recordar que esas personas no representan a la ciudadanía o a los derechos humanos, solo a sí mismas. Considero grave que una institución se pliegue a los deseos de una o unas pocas personas, y es una prueba del ambiente de miedo y espíritu antidemocrático que vivimos.

La expulsión de Homo Velamine es en primer lugar una injusticia inmerecida para el grupo, pero también una muestra de una disminución del espacio democrático y de creación. En un mundo de cancelaciones como esta el arte rompedor no tiene cabida.

Un abrazo.

Nos han condenado a 18 meses de cárcel y 15.000€ por destapar una sucia cloaca.  Lee más y apóyanos »