Propuestas para una mejora ultrarracional de Canillas

Propuestas para una mejora ultrarracional de la ciudad de Madrid‘ es un garbeo semanal que parte cada martes de una estación de metro distinta, barriendo el plano por orden de líneas y de norte a sur. Cada garbeo consiste en caminar por donde nos venga en gana y una visita a un bar local. En ellos conocemos al Pueblo en su salsa, interactuamos con él, cantamos a favor de la labadora, etc.

Aunque el calor entorpece la labor de la comitiva ultrarracional, continuamos trabajando, como cada martes, por la mejora de la periferia de Madrid. Esta semana, al salir de la estación de Canillas, nos encontramos, igual que la semana pasada, con un centro comercial. Nos preguntamos si en esta línea todas las estaciones dispondrán de su propia sede de ocio y consumismo.

Esperamos a las compañeras bajo la sombra del Palacio de Hielo, que es más fresquita que la de cualquier árbol.

Aunque nos tienta entrar en el centro comercial, nos resistimos y empezamos a caminar por la calle. Pronto nos daremos cuenta de que escapar del centro comercial es en vano, ya que en toda la tarde no hacemos otra cosa que dar vueltas a su alrededor. Comienza así uno de los garbeos más erráticos y multitudinarios de los últimos tiempos, donde somos más conscientes que nunca del impacto gentrificador nocivo (valga la redundancia) que tiene nuestra actividad turística.

Nos encanta estar aquí y disfrutar de este entorno de Toldo Verde, pero también nos perturba que nuestra numerosa presencia altere la autenticidad de este barrio.
Estorbamos tanto que la gente no puede ni pasear el perro tranquila.
Pero si no viniéramos a documentarlo, ¿cómo sería el mundo consciente de las joyas del urbanismo que se pueden encontrar aquí?
O de este poema-palimpsesto que combina cotidianidad con lucha social: Castilla republicana / feminista y comunera / cambio de bañera / por plato de ducha.
Gentrificación 1: en este barrio el arte urbano ya se hace con plantilla. Aquí, una declaración de amor para Gordi, que suponemos que es un perro, por la altura a la que se le ha dejado el mensaje.
Pero nos alivia comprobar que, al menos en los cierres de los comercios, todavía se aprecia el toque personal de la mano del artista.
Eso sí: nunca comprar material escolar fue tan terrorífico.
Un minuto de silencio por las infancias perdidas. Los Lunnis están de liquidación; Fruittis ni siquiera tienen.
Gentrificación 2: sus churros del domingo por la mañana, patrocinados por Tecnocasa. En nuestra cabeza, el churrero también lleva corbata verde.
Sí, lo abrimos.
Encontramos el número de Cristo en una pegatina y lo guardamos; sabia decisión, porque más tarde lo vamos a necesitar.
Posamos en grupo con una copia de Post-arte, nuestra última publicación, que por si no lo sabe puede comprar en nuestra tienda online y sufragarnos las cervezas.
Está cerrada: tendremos que volver otro día a hacernos mechas rojigualdas.
Espacio disponible para publicidad.
Todas necesitamos tener la misma foto en nuestro Instagram. Si no hay foto, no ha pasado.
Antes de ponerse a llenar su cubo en la fuente, este señor nos grita: “¡menos fotos y más comprar melones!” No le falta razón.
Ceci n’est pas el centro de salud.
Igual que Monet hizo una serie de óleos de la Catedral de Rouen vista desde diferentes ángulos y en diferentes condiciones de luz, nosotras podríamos producir también treinta o cuarenta lienzos de la impactante belleza de este Carrefour, de tantas veces que lo hemos visto en la lejanía esta tarde.
Encontramos unas fotos tiradas en un descampado y hacemos crueles suposiciones sobre esta familia desconocida y el porqué de sus jerséis noventeros.
Si hay una loma en medio de un descampado que obviamente no lleva a ninguna parte, allí estamos nosotras para subirla.
Y volverla a bajar.
Siempre hay tiempo para un poquito de comportamiento incívico.

Canillas se resiste a la gentrificación: a los vecinos parece que no les gustan los patinetes.

Raspilla se siente obligado a ponerle remedio.

 

Aunque no les agraden los turistas, hay que decir que en este barrio tienen unos baños públicos muy bien equipados. 
También encontramos souvenirs con mensajes positivos escritos en post-español.
Otra vez aquí: hemos dado tantas vueltas alrededor de esta plaza que nos rendimos y nos sentamos en una terraza.

Agotadas tras nuestro garbeo, nos pedimos unas cervezas y la ya tradicional ración de braviolis, que en Canillas responden al poco original nombre de patatas mixtas. A pesar de todo, podemos afirmar con confianza que son las más ricas que hemos comido en todo lo que llevamos de línea 4, tanto que no podemos resistir pedirnos otra ración.

Nos lamentamos una vez más de que las paradas de la línea 4 estén tan juntas, porque en realidad llevamos semanas pasando por los mismos sitios y ya no encontramos nada que comentar ni que mejorar ultrarracionalmente. A falta de algo mejor que hacer, ponemos la oreja para ver qué se cuentan los caballeros de la mesa de al lado, a los que el camarero acaba de preguntar si quieren algo más.

—Hombre, pues si nos traes tres chicas guapas, ja ja ja —responden campechanos. El camarero duda de su capacidad para conseguirles ese producto fuera de carta, a lo que los caballeros añaden—: No, si a nosotros con que respiren nos vale.

No obstante, en cuanto se va el camarero los tres señores cambian de discurso radicalmente, como Ciudadanos, y se confiesan sus miedos más profundos, de los que transcribimos algunos fragmentos en nuestro cuaderno mientras seguimos hinchándonos a patatas:

Cuando llego a casa y está vacía y pienso me gustaría compartirla con mi amiga, ¿me la quiero follar? No. Llegar a casa tú solo, ver la tele tú solo, no escuchar ruido, ¿sabes? Mi casa es para dormir, sólo hablo con mi madre. La soledad es algo que llevo fatal. Los tíos somos muy sinceros los unos con los otros, nos contamos nuestras cosas. Con las mujeres es diferente.

Contagiados por la masculinidad tóxica de los ocupantes de la mesa de al lado, los tres hombres de nuestra propia compañía se sienten obligados a explicarle a Demófila cómo tiene que cortar la tortilla que acabamos de pedir para acompañar las patatas. A estas alturas ya estamos tan entristecidas e indignadas por la dictadura del patriarcado de la que parecemos no poder escapar que sólo nos queda la opción de pedir una tercera ración de braviolis y contactar con Cristo, cuyo número hemos encontrado antes pegado en una farola.

La foto de WhatsApp de Cristo no se corresponde del todo con nuestras expectativas, pero eso no hace mermar nuestra fe.

Pero Cristo no responde; debe de estar de vacaciones en Torremolinos y no tiene tiempo ni de venir a abolir el patriarcado ni de ayudarnos a darle un mínimo de coherencia narrativa a la crónica de este garbeo. Pero nuestra fe en Cristo, como en la periferia de Madrid, es inagotable, así que seguiremos ilusionándonos con la idea de que para la semana que viene nos habrá contestado y se lo podremos contar aquí. No por nada la próxima que nos toca visitar es la parada de Esperanza.

En la mirada de este vecino se adivina el dilema que atormenta a cualquier habitante de un entorno idílico como es Canillas: odiar a las plagas de turistas, o agradecer su contribución a la economía local con la pasta que se dejan en braviolis.

¡Reciba la bendición de Homo Velamine en su hogar y ayude a preservar el ultrarracionalismo! Estas son algunas de las cositas de nuestra tienda online:
Post-arte

Analizamos memes y mensajes que el Pueblo publica en internet desde la perspectiva de varios movimientos artísticos del siglo XX.

Pueblo, alza tu voz

Tratado básico sobre el ultrarracionalismo. La mejor opción para iniciarse en él.

Camiseta FEA

Forme parte del movimiento Feministas con Esperanza Aguirre. ¡Aprobada por la propia Esperanza!

 

¡Habla, Pueblo, habla!