Cómo triunfar en el doctorado

Cada semana El Medievalista nos enseña un montón de cosas curiosas sobre la Edad Media. Convencido de que la divulgación científica debe hacerse a través de las redes sociales, lucha con toda su pasión para que los Siglos Oscuros sean un poco más luminosos gracias a su sabiduría. ¡Si no quiere perderse nada, no olvide seguirle en YouTubeFacebook e Instagram! ¡Aprenderá más que matriculándose en cualquier curso de la UNED!

 

Son muchos los estudiantes de doctorado que han venido a mí en los últimos meses para contarme cómo sus fuerzas flaquean ante el ambicioso reto que es la tesis. Debe ser porque ven en mí un medievalista de éxito, tanto en el mundo académico como en las redes sociales. Yo no puedo sentirme más orgulloso y agradecido por ser vuestro referente. De verdad, siempre tendré la puerta de mi despacho abierta para recibiros. Lo que me preocupa es que no me pidáis cita antes, porque ya van varias ocasiones que se acaba formando una larguísima cola de alicaídos doctorandos por los pasillos de la facultad. El problema viene cuando, al veros, mis colegas de departamento (entre los que, seguro, figura alguno de vuestros directores de tesis) empiezan a sentir una envidia irrefrenable porque me apreciáis más a mí que a ellos. Es natural y no les culpo ni mucho menos os culpo a vosotros pero tenemos que ser un poco más discretos a partir de ahora para no dañar autoestimas. Por eso he hecho este video, para que podáis sentir apoyo sin necesidad de venir a verme en persona todo el rato. Cuando tengáis una crisis con la tesis, ponéoslo en bucle. Y no olvidéis que llegará un día en que seréis grandes medievalistas como yo. Quizá unos pocos (poquísimos) de vosotros seréis incluso mejores que yo. Pero no me preocupa. No hay mayor satisfacción para un maestro que ser superado por sus alumnos.

¡Habla, Pueblo, habla!