El amor en la Edad Media

Cada semana El Medievalista nos enseña un montón de cosas curiosas sobre la Edad Media. Convencido de que la divulgación científica debe hacerse a través de las redes sociales, lucha con toda su pasión para que los Siglos Oscuros sean un poco más luminosos gracias a su sabiduría. ¡Si no quiere perderse nada, no olvide seguirle en YouTubeFacebook e Instagram! ¡Aprenderá más que matriculándose en cualquier curso de la UNED!

 

Los medievalistas pasamos tanto tiempo estudiando cómo vivía y sentía la gente de aquel momento que a veces no nos prestamos la suficiente atención a nosotros mismos. De esto me di cuenta hace muy poco. Durante semanas he estado inmerso en una apasionante investigación sobre Cárcel de Amor de Diego de San Pedro, el gran bestseller del siglo XV que hacía llorar a las viejas damas de la Corte por narrar con tanta pulcritud y sensibilidad las desdichas de Leriano y Laureola. Cegado por el impacto que iba a causar en la comunidad científica el artículo que estaba preparando, no era consciente de que al mismo tiempo yo estaba viviendo una historia parecida. ¡Ay, Cupido! ¡Cruel Cupido! ¡Intentabas traspasar mi empedernido corazón con tus harpones! Perdonad que hoy no tenga el ánimo para daros lecciones sobre la Edad media como bien he hecho en los videos anteriores. Los medievalistas somos humanos, somos sensibles y sufrimos los tormentos del amor. Por eso hoy necesito hablar de mí mismo. Hoy quiero desahogarme. Solo vosotros, amigos de las redes sociales, podréis darme el cariño que no ha querido brindarme esta maravillosa damisela.

 

¡Habla, Pueblo, habla!