Buromundo


Entorno funcionarial donde reinan los impresos compulsados, los formularios, las imprecisiones y las subsiguientes rectificaciones y subsanaciones. El conocimiento de su mecanismo y su interpretación está vedado para los seres humanos, si exceptuamos las capacidades sobrenaturales del cuñado para rellenar la declaración de la renta a ojo y menesters similares. Tendencialmente el buromundo se hace automático y absorbe la totalidad del mundo, recibiendo peticiones, procesándolas y validándolas para emitir notificaciones, recomendaciones, anecapuntos y otras valoraciones.