II. LA IMAGINACIÓN ES SIEMPRE INOCENTE

La imaginación es siempre inocente

La inteligencia sin curiosidad no sirve de nada. La imaginación con control tampoco. ¡Caos, Locura, poseedme, oh Diosas ultrarracionales! Ya Vosotras lo dijísteis: alabado sea el pensamiento radical, porque sólo él puede sembrar la semilla de la originalidad. Alabada sea la mente que suelta lastre e ignora barreras, porque sólo ella puede ser libre. Alabado sea también el Santo Padre, porque suya es la potencia original de pensamiento.

2 + 2 = Lo que su imaginación decida. Llegue a donde llegue nada hay que reprocharle, pues es siempre inocente y ningún daño puede hacer. Por el contrario, la mente que se escandaliza y es incapaz de acoger cualquier idea con cariño, aunque sea para luego expulsarla con desprecio, ha de ser lobotomizada sin concesiones.

* * *

La imaginación sin acción no sirve de nada. Una vez haya explorado y saboreado una idea nueva, compártala. Diga que Hitler era amor. Coméntelo en la comida de trabajo. Diga que Bisbal es bueno en su círculo de amigos. Diga que le gusta la monarquía, o todo lo contrario. De esta sencilla manera eliminará a los Homo velamineEspecie que sigue evolutivamente al Homo sapiens. Se traduce como «el mono vestido» u «homo de ropa». Su mayor aspiración es imitar a otros Homo velamine. Según su relación con... More que le rodean.

¡Habla, Pueblo, habla!

2 ideas sobre “II. LA IMAGINACIÓN ES SIEMPRE INOCENTE”