INFORME DE MISIÓN, TRADUCCIÓN LITERAL


Tiempo de lectura: 2 minutos

por Biyu

Nos deslizamos por la Arista de la Megaestructura Universal a través del Cuarto y el Quinto Teseracto a un Ritmo Akashico de 7 Latidos y con una Velocidad Temporal de 45 Minutos Relativos Por Minuto Local. Atravesamos la Membrana Central sin excesiva Reverberación y no fue necesario ajustar el Genoma Heptadimensional de ninguno de los Posibilinautas. Tuvimos un ligero contratiempo con un Cúmulo Estelar Ectotrópicamente Positivo pero, Ganesh y Nietzsche sean Alabados, logramos alcanzar Distancia de Escape sin tener que movernos más allá del Quinto Cinturón de Kepler. La llegada al Destino fue tranquila. La Meosis del Arca se produjo dentro de los parámetros establecidos y el Mundo nos Asimiló sin que fuera necesario el uso de ningún Catalizador Emocional ni de ninguna Contramedida Memética. Las creencias del Mando Central de que nuestra llegada podría causar una Depresión Viral Global o un Evento de Extinción Adquirida demostraron ser completamente infundadas. Nuestra Semilla Estelar pasó a formar parte de su Corriente sin que ninguno de los Nativos notara cambio alguno, excepto quizás una leve Aceleración del Tiempo o una pequeña perturbación en la Órbita Onírica de los Neonatos. Por desgracia, dudo que nuestra misión llegue a ser fructífera. Los Nativos no se Refractan al atravesar el Cristal del Quinto Milenio, ni tampoco muestran una especial reacción ante los más básicos de los Preceptos Contra La Entropía, ni siquiera ante Paraconceptos tan simples como la Realidad Deslocalizada o la Criptosimbiosis. Estamos intentando Triangular el origen de la Inteligencia Colectiva de los Nativos, pero los resultados que obtenemos son tan absurdos que han causado la Degeneración Irreversible de por lo menos el Ch’i de uno de los Exploradores de la Segunda Oleada. Ahora dice llamarse Gandhi y se niega a absorber Nutrientes Nativos básicos, por lo cual tememos por la integridad de su Caparazón Físico Tridimensional. Sinceramente: si tuviera Hombros, ahora me estaría encogiendo de ellos.

Esperando futuras instrucciones, su Humilde Servidor.


Acerca de Biyu

Biyu fue decantado hace más de treinta años en la ciudad de Zaragoza y conoció al equipo de dirección de esta publicación durante un incidente que la policía judicial consideró “horrendo pero hilarante”. De vida espesa y disoluta, su ciclo vital actual tiene lugar entre España y Estados Unidos, lugares donde diversifica su estudio de la vulgaridad elevada a arte y donde planea dejar de lado los escasos ideales que le quedan y unirse a las hordas de periodistas al servicio del status quo.

¡Habla, Pueblo, habla!