IX. LOS DERECHOS HUMANOS NO SON PARA LOS HUMANOS

La naturaleza es inviolable - Manifiesto del Ultrarracionalismo

El Proyecto Gran Simio exige derechos humanos para los homínidos. La demanda está totalmente errada y debería reformularse así: ¿somos los humanos dignos de los derechos humanos? ¿Qué nos distingue de otras especies para que merezcamos gozar de tal elevado compendio?

a) Albert Einstein regaló la teoría de la relatividad al mundo, y el mundo la utiliza para construir bombas atómicas. El pensamiento ilustrado regaló la libertad de expresión al mundo, y el mundo la utiliza para repetir eslóganes obsoletos. Tim Barnes-Lee regaló la web al mundo, y el mundo la utiliza para exhibir fotos de insípidas comidas.
Por ello concluímos: Si en algo destaca nuestro genio y nos diferencia del resto de especies es explotar los usos más bajos y ruines de los dones que tenemos.

b) ¿Acaso hay algo más inhumano que el comportamiento humano? La muerte gratuita, la explotación del otro, el acaparamiento indiscriminado de recursos, la vanidad, el Real Madrid, etcétera, habrían de excluir irrevocablemente al Homo velamine de la protección de los derechos humanos. De esa sencilla manera se lograrían implementar sin esfuerzo ni vigilancia alguna los derechos “humanos” (que habríamos de rebautizar necesariamente) al resto de criaturas que pueblan el universo, incluyendo los homínidos.

¡Habla, Pueblo, habla!

Una idea sobre “IX. LOS DERECHOS HUMANOS NO SON PARA LOS HUMANOS”