Nos gusta hacer Homo Velamine


Tiempo de lectura: 1 minutos

Esto es una secta. Únete a Nos.

Nos gusta hacer Homo Velamine porque esto es lo más cerca que podemos encontrarnos de quienes, en tiempos mucho más bellos que los nuestros, solían escribir bajo el influjo de los astros, las Musas, Dios o los demonios. Estos eran, se mire como se mire, personas mucho más respetables que los académicos y los periodistas de hoy, los cuales sólo escriben por satisfacer su bolsillo o su vanidad. Es, en verdad, una gran tragedia contemplar cómo la basura más despreciable se amontona en la puerta del Sagrado Templo de las Artes, invadiendo éste con su ponzoña para certificar la imparable degradación de la cultura, no menos que de la vida en general.

Ante este fenómeno, sólo dos estrategias parecen sensatas. La primera es patética; no se diferencia en nada de las súplicas del condenado que, frente a su segura muerte, sólo busca dejar constancia de esta infamia ante los inocentes que lo observan. La segunda es erótica, y consiste en aceptar sin condiciones la miseria en su totalidad; sumergirnos en ella y hacerla brillar en lo mejor de sí misma, que es lo más hediondo; proclamar a los cuatro vientos nuestra definitiva alianza con la barbarie; estimularla en lo preciso; finalmente y sin pudor alguno, abandonar todo signo de vida racional con el terrible grito: “¡Más basura! ¡Más desastre! ¡Más estupidez! ¡Más rápido!”.

Pues sólo la estupidez nos ha de salvar, precipitándonos al vacío y a la noche oscura con aún mayor celeridad.

Ahorrándonos los grandes sufrimientos de la demora, llevándonos en volandas sobre las altas grupas del batiburrillo 24/7.


Acerca de James Doppelgänger

Generado a partir de un único bit y progresivamente complicado en sucesivas transformaciones (un diluvio y dos glaciaciones, una descarga masiva de ficheros, un encuentro con la Blanca Paloma, algunos trabajos de oficina e innumerables tardes de Champions), James Doppelgänger tiene cinco perfiles LinkedIn, cuatro perfiles Facebook, diez grupos WhatsApp y ha seguido la polémica del secretario papal por Twitter. Sabe cantar gol y es flexible, dinámico, entrepeneur, interdisciplinar y proactivo. Ama el trabajo colaborativo y programa en 115 lenguajes privados, muy a pesar del señor Wittgenstein. Cree en la individuación por tartazos de merengue y en los muslos de pavo siempre infinitos, siempre danzantes, a nuestra disposición. Jamás mata a las cucarachas, pues ellas son el germen de la más perfecta civilización, nuestras sucesoras.

¡Habla, Pueblo, habla!