Acusación y sentencia del tour de La Manada

Como en «El proceso» (Orson Welles, 1963), desde Homo Velamine asistimos anonadadas a las acusaciones de la abogada.

El juzgado de lo penal de Pamplona condena a Homo Velamine a un año y medio de prisión y una indemnización de 15.000 euros. Al final de este artículo puedes ver la sentencia completa y los motivos de la jueza.

La noticia aparecía esta mañana en la web del Consejo General del Poder Judicial. Poco después la recogió Europa Press y de ahí todos los medios repican la información de forma más o menos similar.

Como en anteriores ocasiones, solo se da la versión acusatoria, y apenas se recoge la de la defensa. En este caso, la única referencia a nuestra defensa es atribuirnos unas palabras que no son nuestras, y que descontextualizan la defensa a una especie de risotada: “Esto es una broma, ha picado hasta la víctima y su letrada”.

Aquí hacemos un repaso exhaustivo de los hechos. Te recomendamos que lo leas para conocerlos en profundidad y entender lo que sigue. En cualquier caso, una breve cronología: la web estuvo activa entre el 3 y el 5 de diciembre de 2018. Ese último día mutó para recoger la cobertura mediática desde un punto de vista crítico, y a partir del día 6 recogió un desmentido que explica claramente todos los detalles y motivos de la acción. El día 5 a las 16:09 hubo una primera acusación del Gobierno de Navarra, que nos llevó a declarar ante el juez de instrucción el 15 de marzo de 2019. Un mes después, cuando tenía que salir esta resolución, se interpone la acusación particular, que ha llevado a este juicio. La fiscal desde un primer momento no ve motivos de delito y pide sobreseimiento.

Nos gustaría reproducir las acusaciones que la acusación vertió sobre nosotras. Se trata de afirmaciones más o menos descabelladas, y en algunas ocasiones directamente falsas, donde en algunas solo refiere a la web original y en otras el desmentido según le conviene. En negrita nuestros comentarios.

Acusaciones centradas en la web original:
  • La web cuenta con una ruta de los violadores con la víctima, e incluso reproduce un mapa con los puntos. (La web original no cuenta con ninguna ruta, solo el punto de inicio del falso tour, que ni siquiera está en la ruta de los violadores con la chica.)
  • ¿Cómo no se puede ver un trato vejatorio, cuando dice “Descubre todo sobre el caso”?
  • El acusado incluso da un mail, [email protected], con el que los visitantes se pueden poner en contacto con él. Luego dice que les envió nosequé correo que no hemos visto, diciendo no sabemos qué. ¿Quién se cree esto?
  • Su objetivo era conseguir visitas, y se ha mofado de ello (me imita): “¡62.000 visitas en un solo día!”.
  • La venta de camisetas y calcomanías supone un enaltecimiento de La Manada.
  • El acusado promociona la imitación del aspecto físico de los violadores tatuándose, llevando sus camisetas y los peinados a la última moda. (El acusado lleva un peinado que pasó de moda en 1976).
  • ¡Encima, incluso pide dinero online para pagar el juicio!
Acusaciones centradas en el desmentido:
  • Este hombre sostiene que esto es una crítica a los medios de comunicación, sin embargo, como él mismo reconoce, la web se difundió en Twitter.
  • El acusado dice pertenecer a un movimiento, (lee con dificultad) el “ultrarrealismo”. Estupendo, pero no puede pretender que nos guste lo que hace. No podemos respaldar que esta acción sea fruto de un experimento de un grupo llamado “ultrarrealismo”, por mucho que lo venga haciendo antes o después.
  • No justifica que los medios de comunicación hayan dado noticias parejas. Los medios de comunicación lo que hacen es dar una noticia, el que quiere la coge y el que no no.
  • En cuanto a crítica sensacionalista, entendemos que su argumento es sin duda para evitar consecuencias penales, de lanzar balones fuera.
  • El acusado dice que ha actuado de forma consciente y premeditada, y sin embargo cambia el contenido de repente, porque conoce que ha sido denunciado por el Instituto Navarro de la Igualdad. (La denuncia se interpuso el 5 de diciembre a las 16:09, la web ya se había cambiado a las 15:56.)
  • Esta noticia fue muy difundida, es muy difícil que desaparezca la web al haber sido retuiteada y al haberse hecho muchísimas capturas de pantalla, lo que aumenta también la difusión.
  • El acusado dice que la web se difundió coincidiendo con la sentencia de La Manada del Tribunal Supremo el 5 diciembre, pero lo que no sabe es que no hubo tal sentencia, porque esta fue en junio de 2019. (El 5 de diciembre sí que hubo una sentencia: la del Tribunal Superior de Justicia de Navarra.)

Sobre estas acusaciones se basa la sentencia. Puede discutirse la idoneidad del acto y las posibles consecuencias sobre la víctima. Es sano y aceptamos las críticas, y pedimos disculpas sentidas si esa parte de la acusación es verdad. Pero creemos que no se puede sostener una acusación semejante recurriendo a falsedades y a malas interpretaciones de la ironía, más cuando esta ironía es obvia desde el 5 de diciembre.

En este proceso Homo Velamine se juega su libertad, pero el resto del mundo se juega seguir participando de uno de los elementos más nefastos de la era de internet: vivir pegado a la literalidad. En un mundo crecientemente dogmatizado, donde no hay grises sino opiniones tomadas por razones verdaderas y únicas, esta es una batalla en defensa del juicio crítico, y es importante que sea ganada.

Sentencia condenatoria del falso tour de la Manada

Si no la puedes ver pincha aquí.

¡Habla, Pueblo, habla!