Rezar es extorsionar a Dios

Hoy he estado en misa. Las viejas cantaban, muy seguras, que el Señor es compasivo y misericordioso. Y el Señor, que de normal lo es, se frustra un poco, porque a veces le gustaría hacer alguna pequeña gamberrada como en los viejos tiempos. Pero no puede decepcionarlas, claro. ¡Hay que ver! El mismísimo Dios dominado por sus fieles, encerrado en las pautas de la sociedad que dicen que Él ha creado. Ah, ¿dónde quedó tu libertad, Dios Único y Gregario, Omnipotente y Maniatado? Ah, ¿a quién dirigiste tu petición de que cantaran los Chichos en misa? ¡Ultrarracionalistas católicos, tened piedad!

Dios tuerto

¡Habla, Pueblo, habla!