Taxón Lázaro2 min read


A pesar de todos mis intentos por demostrar su existencia mis investigaciones son en vano. Tres largo años de estudio para aportar un par de sombras conun audio de pésima calidad. Estoy planteándome abandonarlo todo. C’est le ton.

El españolito de a pie ni reza ni peca
Habla en cristiano palabras huecas

Sin embargo, su presencia se hace tan palpable para mí en ciertos momentos solitarios de trabajo de campo, que siento que nuestras órbitas se entrelazan y son permeables entre sí. Quizá la lógicadeductiva no puede ofrecer respuesta a mi hipótesis. Es muss sein!

El españolito de a pie vive de apariencia
Vestido de punta en blanco
Con telas remendadas en la rueca

Pienso en un lenguaje universal. Una poética de éter. Un verbo sólo de imagen. Lo invisible como posibilidad relativa y acercamiento. El viaje orgánico de los elementos esenciales para traspasar la membrana. Adaptación. They obey Pneuma.

El españolito de a pie se ríe
De la autoridad y desprecia la diferencia
Que no comprende porque no le importa y no la quiere

Deambulo por su civilización. El comportamiento y costumbres de la subespecie, que se consideraba extinta, parecen aprendidos por imitación de ondas electromagnéticas que controlan sus impulsos. Il dolce far niente.

El españolito de a pie es
Superior moralmente a cualquier extranjero
Y lo suyo es siempre mejor
Y su pueblo siempre fue el mejor
Y la fiesta de su pueblo, de siempre, la mejor

Soy Rodolfo el nigromante. He cruzado el tiempo. Emito desde un canal de la tedeté. Me he ganado la confianza de mis interlocutores gracias a la adivinación de su porvenir, cuestión esta última que por motivos obvios no me cuesta esfuerzo alguno. Saudade do futuro.

El españolito de a pie es mío y sólo mío
Soy yo y sólo yo
Cierra España y que inventen otros
Viva la virgen y mi catódico Dios.

¿Quién soy realmente? Eso no importa. Todo lo que digo es verdad y puedo demostrarlo. Voy a doctorarme con honores y eso es lo más importante. Los españoles perviven atomizados en estado salvaje dentro de la codificación binaria. Desde 2.025 han estado ahí. Sintonice su receptor. Tienen derecho a una vida digital digna. ¿Quién puede apagar a un español?

Taxón Lázaro

Texto por Rasomon
Ilustración por Fernando del Toro

Acerca de Rasomon

Antes de nacer incluso ya se predijo, con acierto, que Rasomon moriría algún día. Por fortuna para el género humano hace más de dos tardes que el susodicho toma té de vainilla los días pares de meses alternos. Su modo de preparación es el secreto que mantiene ocupado a los cabalistas desde hace un cuarto de hora aproximadamente. Cada fotograma mantiene intacto su sabor ancestral gracias al hervido de película a la manera tirolesa. La razón por la que Rasomon hiberna tras cada telediario habría que buscarla en el baño, pero cualquiera se adentra tras el positivado del papel higiénico. Lo único cierto a estas alturas es que allí abajo hay algo y si no pregunten en la sección de conservas de su dentista más lejano. Él no sabrá nada de Rasomon pero el aire tampoco tiene hebras desde el siglo III y nadie se queja.

¡Habla, Pueblo, habla!