UN MES ANDALUZ (SEMANA III)


DE LA FRONTERA

Frida Kahlo lava su corazón

En Jerez de la Frontera

Entre palmas y castañuelas

 

Tiende las crines mojadas

En la balandra arqueada

Y las azabache destiñen

 

Y las tintas descuelgan su agua

Como llorando ojos de piedra

Sobre tapia encalada

 

El sol se abre en su patio

Que filtra araucaria

Dormida en su boca blanca

 

Perros y duendes agitan a la vez

Sombrero de ala ancha

En el cuello de su guitarra

 

Pero nadie recoge la copa rota

Junto al pozo de vivas lágrimas

Que una a una se apresaban

 

En el río de la duna gris

Sobre el alma de la semilla

Que anheló cruzar su garganta.

 

23032014225


Acerca de Rasomon

Antes de nacer incluso ya se predijo, con acierto, que Rasomon moriría algún día. Por fortuna para el género humano hace más de dos tardes que el susodicho toma té de vainilla los días pares de meses alternos. Su modo de preparación es el secreto que mantiene ocupado a los cabalistas desde hace un cuarto de hora aproximadamente. Cada fotograma mantiene intacto su sabor ancestral gracias al hervido de película a la manera tirolesa. La razón por la que Rasomon hiberna tras cada telediario habría que buscarla en el baño, pero cualquiera se adentra tras el positivado del papel higiénico. Lo único cierto a estas alturas es que allí abajo hay algo y si no pregunten en la sección de conservas de su dentista más lejano. Él no sabrá nada de Rasomon pero el aire tampoco tiene hebras desde el siglo III y nadie se queja.

¡Habla, Pueblo, habla!