Una bandera de España a favor de la independencia de Catalunya

Una curiosa escena ha ocurrido hoy en la manifestación en Madrid a favor del Procés: una gran bandera de España se sumaba a la causa independentista. La han aportado un grupo de personas que, bajo lemas como “Espanyols pel sí”, España, una, sin Cataluña” o “Votar os hará libres”, se definen como españolistas, pero también independentistas.

Dos no riñen si uno no quiere, dice el refranero castellano”, ha declarado Fernando Trasta, uno de los portadores de la bandera. “Como amantes de España, lo cierto es que en un principio éramos reacios a la independencia de Catalunya, pero al final hemos comprendido que si de verdad no quieren ser parte de España es mejor que se vayan. Estoy cansado de ver fotos de Junqueras todo el rato en Facebook, prefiero ver qué comen o dónde van mis amigos, así que espero que se independicen pronto y nos dejen en paz”, ha concluido, irónico.

El portavoz asegura que el grupo se siente plenamente de izquierdas, y abraza la reivindicación independentista porque quiere que España avance hacia un estado de mayores derechos y libertades, lo cual solo es posible dejando a un lado el “lastre” del Procés. “El independentismo entorpece todos los acuerdos políticos en la izquierda, aupa a grupos casposos como Vox y llena los periódicos con información irrelevante. Cuanto antes nos quitemos este muerto de encima antes podrá España progresar”, ha sentenciado.

En realidad, según Trasta, las diferencias entre españoles y catalanes no son tantas. A ambos “les gusta el buen vino, tener un buen automóvil y que gane su equipo de fútbol. Y quien defiende ambos países lo hace desde el espíritu común del terruño y la tribu y el desprecio a todo lo que le es ajeno, que considera inferior”.

Otra de las asistentes, Isabel Mara, ha acudido con el espíritu de “apoyar siempre la democracia, porque es la expresión máxima del Pueblo. Lo que pasa es que a veces el Pueblo no sabe elegir bien, por eso también soy miembro de la coordinadora 25S”.

La manifestación, que en realidad simboliza la disputa entre gerontócratas catalanes y españoles para administrar las migajas del capital, ha ocurrido sin incidentes, como la que pedía «España por cojones» hace poco más de un mes. “Nosotros tenemos razón y los demás no”, han dicho portavoces de ambas manifestaciones.

 

Eh, ya que pasa usted por aquí…

Si le ha gustado lo que ha leído, piense en apoyar Homo Velamine. No hemos querido inoportunarle con anuncios de todoterrenos que mejoran las relaciones sexuales ni bolsos que elevan la clase social, pero necesitamos sobrevivir. ¡Ayude a mantener Homo Velamine y combata con nosotras el cuñadismo! Desde 1 eurete al mes, que es casi como decir nada.

¡Apoye a Homo Velamine!

¡Habla, Pueblo, habla!