V&E /// Literalmente literal

Ir a descargar

La literalidad abunda en el sentido exacto y propio de un texto, conforme a su letra, no figurado. El problema estriba cuando nosotros pervertimos su interpretación. ¿Somos unos pervertidos textuales?

El Intermedio de derechas

Existe en Intereconomía un programa de humor. Se llama “Gracias por Nada”. Hace humor o sátira política cargando contra la izquierda. Fúster, el presentador, es El Gran Wyoming de la derecha, salvando distancias y guionistas. A veces cuentan la misma noticia, pero cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

La ley y nada más que la ley

El derecho es el mundo literal por excelencia. Es el hecho. Y como tal, mediante el efecto Rashomon, los puntos de vista de abogado y fiscal lo tuercen y retuercen hasta pervertirlo, ofreciendo su historia-sesgo- del hecho en cuestión. Cada ser humano mira la ley con ojitos.

Liar, Liar

Jim Carrey protagonizó la película “Mentiroso Compulsivo”. En ella, cuando solo puede decir verdad, ceñirse a sus ideas y pensamientos sobre los demás y manifestarlos, se encuentra que los receptores no pueden asumirla. No conciben su franqueza sino como una ironía. Si la verdad duele es intolerable. Por eso quizá desajustamos los hechos.

¡Habla, Pueblo, habla!