V&E /// El suicidio considerado como una de las bellas artes

No me llames Fino, llámame Filipino. Hago balconing para ir al servicio. Odio el puto roaming. Yo solo wassapeo cuando se acerca el torpedo. No me llames Fino, llámame Primo. Yo no soy valiente por eso me suicido. Solo tengo agallas para hacérmelo a mi mismo.

¡Habla, Pueblo, habla!

El Tribunal Supremo nos ha condenado a 18 meses de cárcel y 15.000€ por unos hechos fabricados por los tribunales y los medios. Tenemos que pagarlos durante los próximos meses, además de 10.000€ en costas y 4.000€ para recurrir al Tribunal Constitucional.

Te necesitamos para poder hacer frente al elevado coste. Tenemos que defender los productos culturales de denuncias económicas o ideológicas, y proteger derechos fundamentales como la información veraz o la tutela judicial efectiva, precisamente los que permiten ejercer control sobre el poder. ¡Contamos contigo!