VII. EL MÉTODO ULTRARRACIONALISTA


Tiempo de lectura: 1 minutos

Manifiesto del ultrarracionalismo

¡Ah de aquellos que aún creen que la razón domina sus actos! Pues sabemos bien que la razón sólo sirve para justificar las pasiones del bajovientre y la obsesiva búsqueda de las carencias infantiles. Por contra, el ultrarracionalista usa la razón noblemente: observa las pautas de comportamiento del Homo velamine, las estira hasta sus últimas consecuencias, comprueba los horrores que desvelan y propone soluciones adecuadas.

Ejemplo: Cientos de miles de clones de María Teresa Campos. Una raza humana condenada a marchar a su ritmo en el camino de la historia, bajo la constante amenaza de caimanes y leones. Yo os digo: ¿acaso no es mejor abandonarles, como ocurre en el reino animal, y evitar así la pesada rémora? ¡Ah, ya veo el grito en el cielo, la mueca de horror, las llamas envolviendo estas palabras! Sabed que tal es el pensamiento ultrarracionalista, y tales sus conclusiones, que desprovistas de la pasión cegadora, son más lógicas y productivas para la humanidad y el universo que vuestro lloriqueo humanista.

* * *

Breve apunte sobre el Ultrarracionalismo Positivista: El Ultrarracionalismo Positivista -del que no se conoce aún ningún seguidor- sostiene que debemos ofrecer las conclusiones ultrarracionalistas al Homo velamine en pequeñas dosis o descafeinadas para incorporarlo a la marcha de la historia. Es decir, aboga por la radicalidad en el pensamiento, pero moderación en la acción. ¡Fruslerías!


Acerca de Anónimo García

Ultrarracionalista, determinista-libertario, exterminista-humanista, misfilántropo y moderno pero español. Me dedico a la comunicación en todos sus ámbitos, especialmente el visual, en el que destaca mi perfecta y característica ejecución del corte de mangas. He sido galardonado en varias ocasiones, entre las que se encuentra el premio al número ganador en una rifa de mi colegio; y tengo el honor de haber confundido “humper” con “hamper” en el texto de uno de mis diseños. Más en www.anonimogarcia.com


¡Habla, Pueblo, habla!

Un comentario en “VII. EL MÉTODO ULTRARRACIONALISTA